La ciencia acaba de producir un importante avance que quizás cambie para siempre el mundo de la medicina, y también el de la estética personal; se trata de la piel artificial adherente capaz de cubrir y sustituir de forma superficial a la piel natural.

Te puede interesar: El secreto de las japonesas para lucir una piel sin arrugas

Los autores de este producto son los científicos de la compañía japonesa Kao, que presenta así su la llamada Fine Fiber, piel artificial hecha con polímeros plásticos ionizados que se pega completamente a la piel natural.

De esta forma, la cubre casi por completo hasta el punto de ser completamente indiferenciable. Resulta imposible diferenciar esta capa de piel artificial de lo que hay debajo.

Esto ofrece infinitas posibilidades en el campo de la medicina y la cosmética. Por ejemplo permitirá sustituir al menos de forma temporal zonas en las que la piel ha desaparecido por accidente o por quemaduras.

Otro ejemplo de para qué puede servir esta piel artificial es el maquillaje. Sería posible generar una capa superficial de este polímero, mucho más natural que los cosméticos que conocemos a día de hoy.

En el vídeo que compartimos arriba se puede ver perfectamente cómo funciona. Se trata de pulverizar estos fragmentos de plástico con carga positiva hacia la piel, con carga negativa.

Luego se caliente brevemente para facilitar la fusión entre ambas “pieles” hasta que finalmente quede fijada. De forma posterior, se puede retirar con simplemente rascar un poco la superficie, aunque parece que de forma natural no se desprende.

H/T – Computerhoy