Los hallazgos de la expedición Blue Hole Belize 2018 se detallarán en un documental que se estrenará esta primavera; mostraran lo que ocultan las aguas profundas y el fondo del Gran Agujero Azul.

No te puedes perder: Hallan el agujero azul marino más profundo del mundo

La oceanógrafa y capitana de submarino de Aquatica Foundation, Erika Bergman, ha revelado en su blog imágenes tomadas durante la expedición Blue Hole Belize 2018, que se llevó a cabo a finales del año pasado y tenía como objetivo mapear el fondo del Gran Agujero Azul, el segundo mayor sumidero del mundo, situado en el mar Caribe frente a las costas de Belice.

En el marco de sus investigaciones, los miembros de la expedición utilizaron dos sonares. El primero —un sonar de doble eje— estaba instalada en el buque no sumergible de soporte. Esta unidad se usó para escanear todo el sumidero en alta resolución desde la superficie. Además, el submarino de la expedición, Stingray 500, contaba con otro sonar multihaz utilizado para la navegación y el sondeo.

Como resultado, los científicos obtuvieron una imagen de sonar tridimensional de alta resolución de todo el interior del Gran Agujero Azul. Además, lograron “estudiar en detalle” las cavernas de estalactitas que se formaron en una época en que el nivel del mar era 150 metros inferior al actual y el sumidero todavía no estaba bajo las aguas, explica Bergman en su blog.

Entre otros descubrimientos fascinantes está el hecho de que “el fondo es completamente anóxico”. “No hay ni una gota de oxígeno ahí abajo”, asegura Bergman, detallando que a una profundidad de 90 metros existe una “capa gruesa” de sulfuro de hidrógeno (H2S). Este hecho explica por qué el fondo del Gran Agujero Azul es inhabitable para los organismos que necesitan de este elemento.

Así, los científicos encontraron en su fondo todo un “cementerio de caracoles”, moluscos y otras especies de conchas que cayeron en el agujero y murieron en él al quedarse sin oxígeno.

Sin embargo, otro descubrimiento más preocupante fue la presencia en el lugar de botellas de plástico. “Los verdaderos monstruos que enfrenta el océano son el cambio climático y el plástico”, ha lamentado en su página de Facebook otro miembro de la expedición, el filantropista, fundador de Virgin Group y director de la iniciativa de liderazgo Ocean Unite, Richard Branson.

El Gran Agujero Azul, considerado Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, es una pequeña isla coralina oceánica —o atolón— de unos 300 metros de diámetro y 124 metros de profundidad que apasiona a los turistas y buceadores por su belleza. Además, el interés por descubrir las características exactas de esta misteriosa caverna submarina siempre ha atraído la atención de los investigadores.

Además de Bergman y Branson, la expedición Blue Hole Belize 2018, estuvo integrada por el oceanógrafo francés Fabien Cousteau, nieto del legendario explorador oceánico Jacques-Yves Cousteau, y por un equipo de cineastas y de expertos en sonar. Algunos momentos de la expedición fueron transmitidos en vivo, y el conjunto de los hallazgos de Blue Hole Belize 2018 se detallarán en un documental que INE Entertainment estrenará esta primavera.

H/T –  RT