Si por más que te aplicas de lleno con tu rutina en el gimnasio y sigues una dieta rigurosa, no consigues ver un cambio positivo en tu peso al subirte a la báscula, y engordar se vuelve fijo en ti, la razón podría dejarte helada.

No dejes de ver: Los hombres prefieren pasar tiempo con sus amigos que con su pareja, según estudio

¿Cada cuándo te avientas un “round” con tu pareja? Si la respuesta es a menudo, ¡cuidado! Pelear con tu pareja podría ser la causa por la que no consigues deshacerte de los kilos extra. Tal y como lo lees.

De acuerdo con un estudio llevado a cabo por investigadores del Instituto de Medicina del Comportamiento de la Universidad de Ohio y de la Universidad de Delaware, Estados Unidos, discutir con la pareja aumenta el riesgo de padecer obesidad.

¿La razón? Pelear con la pareja más un cuadro de depresión provoca que el organismo no procese fácilmente los alimentos ricos en grasa y que la grasa se acumule en el cuerpo.

Además, cuando discutes con tu pareja, tu organismo produce ghrelina, una hormona que provoca que comas en exceso y, en consecuencia, acumules grasa y kilos extra.

A esta conclusión llegaron los investigadores tras realizar un estudio con 43 parejas voluntarias, de entre 24 y 61 años, mismas que llevaban mínimo tres años juntos.

Así descubrieron que aquellas parejas que solían discutir con mayor frecuencia quemaron en promedio 31 calorías menos por hora que aquellas que no lo peleaban tan a menudo.

Esto sin omitir que las primeras también tenían niveles más altos de triglicéridos y glucosa en la sangre. ¿Qué tal eh?

Así que ya lo sabes, si no quieres que tu relación «se vaya a pique» ni engordar, bájale dos rayitas a tu intensidad y ¡deja de pelear con tu pareja!

H/T – Salud180