Las ganas de intimar genera muchas emociones, las más comunes podrían ser el entusiasmo, el amor, la curiosidad o fobias en algunos casos… ¿Qué pasa cuando ese momento de placer se convierte en miedo, angustia, ansiedad o vergüenza?

Estás podrían pasar de ser terribles sensaciones a fobias a la hora de intimar, las cuales se dice son más comunes de lo que uno pensaría.

Este tipo de fobias son capaces de provocar un bloqueo total en la cama y una frustración enorme. La idea es terrible, pero es real en muchas mujeres.

Aquí te presentamos las cinco más comunes:

1. Miedo a la penetración

 

 

Se le conoce como el “complejo de Dafne” y es una situación más común de lo que piensas. Puede deberse a una experiencia traumática o al dolor que se siente en el acto, por lo que incluso la examinación ginecológica es casi imposible de realizar.

2. Mostrarse sin ropa

 

 

 

Se le conoce como gimnofobia y las mujeres que la padecen sufren pavor a mostrarse como “Dios las trajo al mundo”, ya sea por vergüenza o por no sentirse a gusto con la manera en que luce su cuerpo.

3. Temor al mástil masculino

 

 

Sí, como lo lees. Se llama falofobia y estas personas experimentan un verdadero pánico ante el aparato reproductor masculino. Solo verlo o tocarlo es impensable.

4. Al abuso

 

 

Generalmente se produce debido a una experiencia estresante, la mujer desarrolla agrafobia, que es miedo a ser forzada a intimar sin su consentimiento, lo que hace que la persona no quiera estar sola en ningún lugar público.

5. A ser tocada

 

 

Se le conoce como Hafefobia y consiste en el miedo a recibir ya sea una caricia, un abrazo, o incluso que le tomen de la mano. No solo lo siente con su pareja, sino también con familiares y obviamente, afecta las relaciones íntimas.

H/T – Mujer.bo