El dispositivo más preciso que los humanos hemos creado es, justamente, el reloj atómico, el cual está basado ​​en las diminutas oscilaciones de los átomos. Y ahora, el último ajuste que han realizado los científicos a este dispositivo, lo ha hecho tan preciso que podría detectar ondas gravitacionales.

Te puede interesar: Logran calcular la edad del universo con ondas gravitacionales

Este nuevo ajuste estuvo a cargo de los físicos del Instituto Nacional de Estándares y Tecnología (NIST) en EEUU, ellos lograron registros en tres de las medidas más importantes que se utilizaron para juzgar el rendimiento del reloj atómico: La estabilidad, incertidumbre sistemática y reproducibilidad.

“Se puede considerar la ‘escalera real’ de rendimiento para estos relojes”, explicó Andrew Ludlow, físico del NIST.

Los dos nuevos relojes están basados ​​en átomos de iterbio. En cada reloj, una red óptica hecha de láseres mantiene inmóviles a mil de estos átomos. Estos láseres excitan los electrones dentro de los átomos, que luego oscilan, cambiando con una precisa increíble entre dos estados de energía.

Al igual que con un reloj analógico, esta conmutación de energía se puede utilizar para mantener la hora, pero con una precisión mucho mayor que la de cualquier reloj analógico o incluso digital.

El último récord, lanzado el año pasado, fue tan preciso que podría mantener el tiempo sin perder ni ganar un segundo durante 15 mil millones de años. Y el segundo estándar está definido por las oscilaciones de un átomo de cesio.

H/T – Radiomundial