Tal vez quieras disminuir el tiempo que pasas usando tus audífonos o tu celular, pues el uso constante de estos aparatos a un volumen demasiado alto ha provocado que entre el 20 al 30% de los adultos sufran disminución del sentido auditivo.

“Escuchar música con volumen demasiado alto aumenta el riesgo de sufrir pérdidas auditivas e incluso puede provocar sordera”, señaló el doctor José Luis García Arcadia, director del Hospital General Subzona (HGSZ) de Baja California.

Según el especialista “los ruidos que se consideran dañinos son a partir de 85 decibeles, por ejemplo, el ruido del tráfico o el zumbido de un refrigerador, el motor de las motocicletas y tractores para cortar el césped llegan a 90, los reproductores de música MP3 pueden llegar a 100 decibeles”.

La aparición intermitente de un zumbido en algún oído, la dificultad para entender o identificar palabras en una conversación y la incomodidad de escuchar sonidos agudos son de las primeras manifestaciones de la pérdida progresiva de la audición, que hacen necesaria la visita al médico.

Para evitar esto, el doctor recomienda escuchar música a un volumen moderado. “Esto permite oír lo que ocurre alrededor y, al mismo tiempo, evitar gritar para ser escuchado”, detalló.

Entre las actividades que elevan el riesgo de que las personas tengan daños auditivos está trabajar en atención a clientes donde se utilizan diadema o audífonos completos, los operadores de maquinaria pesada o músicos, pues están expuestos a altos decibeles.

“Ellos corren el riesgo de sufrir sordera si no usan dispositivos que filtren y reduzcan el sonido ambiental”, advirtió, explicando que el ruido puede destruir las células nerviosas encargadas de la audición y el daño es irreversible.

H/T – Informe21