Kevin Schlaufman, profesor asistente en el Departamento de Física y Astronomía de la universidad Universidad Johns Hopkins, propone redefinir el concepto “planeta” y que los objetos que superen en diez veces la masa de Júpiter se consideren enanas marrones, y no planetas.

Gracias a las mejoras en la tecnología y las técnicas de observación astronómica, actualmente es posible establecer un límite superior de masa a los planetas, por lo que Schlaufman considera lógico redefinir los cuerpos analizados en consecuencia.

Las conclusiones del investigador se basan en observaciones de 146 sistemas solares. La idea básica para detectar si estamos ante un planeta o una enana marrón sería la composición química del propio sol de un sistema solar: los planetas gigantes como Júpiter casi siempre se encuentran orbitando estrellas que tienen más hierro que nuestro sol.

Mientras que las enanas marrones no son realmente estrellas, pero tampoco son planetas, están a medio camino entre los dos. No tienen la masa suficiente para brillar de la forma que lo hacen las estrellas. A una distancia de unos 6,5 años luz, la enana marrón más cercana conocida es Luhman 16, un sistema binario de enanas marrones descubierto en 2013. DENIS-P J082303.1-491201 b está catalogado como el exoplaneta más masivo conocido (a partir de Marzo de 2014).

H/T – Xatakaciencia