Por primera vez en la historia fueron encontradas unas huellas de dinosaurios con impresiones de piel perfectas; los rastros pertenecen al terópodo más pequeño conocido, el Minisauripus.

No dejes de ver:Hallan registro apocalíptico y fotos muestran cómo fue el último día de los dinosaurios

Las primeras huellas de dinosaurios  encontradas hasta hoy con impresiones de piel perfectas han sido identificadas en rocas cercanas a la ciudad de Jinju, en Corea del Sur.

Los paleontólogos están acostumbrados a encontrar huesos y huellas de dinosaurios. Pero los restos de tejidos blandos, como los músculos o la piel, son raros y, a menudo, no están bien conservados. Un porcentaje muy pequeño de huellas de dinosaurios, mucho menos del 1%, muestra trazos de piel.

“Estas son las primeras pistas que se encuentran donde las impresiones de piel perfectas cubren toda la superficie de cada huella”, dijo Martin Lockley, profesor emérito de Geología en la Universidad de Colorado en Denver. Los patrones de piel de los diferentes grupos de dinosaurios variaban y, como las huellas dactilares, eran signos de diferencias en la anatomía.

Los rastros de la piel provienen de las pistas del terópodo más pequeño conocido, el Minisauripus. Las huellas tienen solo una pulgada de largo, y los científicos pudieron encontrar rastros de piel perfectamente conservados en ellas. Este ha sido el décimo descubrimiento de un sitio con pistas de Minisauripus y el primero en mostrar rastros de piel.

“Las huellas se formaron en una capa muy fina de barro fino”, dijo Lockley, “más bien como una capa de pintura fresca de solo un milímetro de espesor”. Cuando el dinosaurio del tamaño de un mirlo pisó esta superficie firme y pegajosa, la textura de la piel del pie se reprodujo perfectamente, sin deslizarse.

La evidencia muestra que, justo antes de que se hicieran las pistas, hubo una fuerte lluvia que dejó impresiones de gotas de agua. En un lugar, el dinosaurio había pisado una nueva marca de lluvia, demostrando que la lluvia venía primero, y el paso de dinosaurio venía en segundo lugar. Toda esta delicada evidencia se conservó al ser cubierta suavemente con más barro fino.

La textura de la piel de dinosaurio es del grado de un papel de lija mediano, pero con trazas a pequeña escala en matrices perfectas, como una tela bien tejida. Cada pequeño rastro de escamas tiene un diámetro de solo un tercio o medio milímetro y es muy similar a los ejemplos raros de piel momificada observada en las patas de un par de aves con plumas de China. Pero el equipo observó que, aunque la textura de la piel es la misma, la forma de las patas de los pájaros chinos y los dinosaurios coreanos era bastante diferente.

El estudio, publicado en Scientific Reports, informa que el patrón de piel es similar a los ejemplos de las huellas de dinosaurios terópodos carnívoros, mucho más grandes, en las que las escamas son mucho más grandes pero nunca se conservan en toda la huella.

Los brontosaurios más distantes relacionados tenían escamas que dejaban trazas de 2-3 centímetros de diámetro, el tamaño de un cuarto. Por lo tanto, la delicada y perfectamente conservada textura de la piel de Minisauripus es como una versión encogida de la piel de un pariente mucho más grande, sin encogimiento de las huellas de la piel.

“Este es el último secreto del cuidado de la piel”, dijo Lockley.

H/T – Clarin