Los protagonistas de esta historia son nada menos que un par de gemelos de tan solo seis años que unieron sus vidas; esto, después de que sus padres descubriera que en su vida pasada fueron amantes. Así que, antes de que el karma hiciera de las suyas, decidió llevar a cabo la boda, pues de lo contrario sus días serían miserables.

No te pierdas: Insólito: Tiene 50 años y se casó con un niño de 12 (video)

Sucedió en Samut Prakan, cerca de Bangkok, Tailandia. La ceremonia fue el día lunes. Los padres, Amornsan Sunthorn Malirat, de 31 años y su madre, Phacharaporn, de 30, invirtieron miles de libras para que el matrimonio de sus hijos fuera de lujo. Pues es una celebración en la que son requeridos amigos, familiares y hasta los vecinos.

“Debemos organizar una boda para los dos gemelos como una solución a los problemas que tenían antes de renacer. Si están casados, vivirán vidas saludables y exitosas y no estarán enfermos “, señaló el padre.

Los padres explican que tomaron la decisión de unir al pequeño y su hermana, porque de acuerdo al budismo. Todos aquellos gemelos masculinos y femeninos, llegan a la Tierra juntos, porque en vidas pasadas les quedó algo pendiente. Es decir, el Universo les está dando la oportunidad de remendar sus problemas.

La pequeña, Kiwi y su hermano, Guitarra (apodo), nacieron en septiembre del 2012. Desde que los sostuvieron en brazos, sabían que estarían juntos para toda la vida. De acuerdo, a los guías espirituales este lazo se debe realizar lo antes posibles, de no ser así, al crecer tendrán enfermedades y desgracias.

“La razón de la ceremonia de matrimonio es porque creemos que ambos niños solían ser socios en la vida pasada. Esta es una creencia que hemos heredado de la gente antigua”, explicó el padre de los niños.

Durante la ceremonia se llevó a cabo un juego tradicional, en el que el novio tenía que atravesar 9 puertas antes de llegar con la novia. Además, para poder casarse el novio tiene que dar 200,000 baht en efectivo y oro.

Sin embargo, este acto es meramente simbólico, pues no tiene validez ante ninguna ley. De hecho, cuando los niños crezcan podrán elegir a sus eposos.

“Serán los mejores amigos por el resto de sus vidas. Podrán encontrar a su propio esposo o esposa cuando sean mayores. Pero esta ceremonia siempre será importante para ellos “, concluyó la madre.

H/T – Informe21