Lo que había comenzado como una linda mañana en Bondi Beach, Australia, se convirtió en un aterrador día al ver cómo se acercaba una impresionante nube bautizada como “nube tsunami”.

La semana pasada, una inmensa nube Arcus formó una impresionante pared con el mar en la costa de Bondi, Australia. Las imágenes que presagiaban una tormenta hicieron pensar a la población que se trataba del juicio final.

Lea también: ¿Ovnis fingiendo ser nubes?

La nube fue tan imponente que la gente la bautizó como la ‘nube tsunami’ y de inmediato se convirtió en viral en las redes sociales.

Jimmy4000, Instagram
Jimmy4000, Instagram

Los testigos lograron captar el movimiento de la nube-ola en su mayor esplendor a través de fotografías y videos. Los colores, el tamaño, la forma de la nube y la turbonada que parecía envolver al mar crearon un efecto similar a un gigantesco maremoto.

 

 

¿Qué son las nubes Arcus?

Los Cumulonimbus Arcus constituyen uno de los fenómenos naturales más codiciados por los caza tormentas por su espectacularidad y por los fenómenos que traen asociados, casi como un tornado. Su principal característica es que tienen forma de arco.

Las nubes Arcus tienen un gran desarrollo vertical y están formadas por una columna de aire caliente y húmedo que se eleva en forma de espiral a causa de un frente frío. Su base suele encontrarse a menos de 2 km de altura mientras que la cima puede alcanzar de 15 a 20 km de altitud. Cuando están plenamente desarrolladas adoptan una forma de yunque con la punta hacia atrás con respecto a la dirección del desplazamiento de la tormenta.

fanny.pg, Instagram
fanny.pg, Instagram

Para que se forme una nube Arcus debe haber mucha humedad en el ambiente, una masa inestable de aire caliente, aire frío que la eleve y la convierta en una cuña que gira en sentido contrario a las manecillas del reloj. Suelen producir lluvias intensas y tormentas eléctricas, especialmente cuando ya están plenamente desarrolladas.

Los lugares más comunes donde se forman estas nubes se encuentran en zonas templadas, alrededor de una línea de frente frío, cerca de los océanos donde la brisa marina puede proveer energía a la tormenta, o en laderas de montañas donde el viento se ve forzado a elevarse ocasionando que el aire más caliente ascienda.

H/T – Televisa