Un insólito caso protagonizó una mujer, quien tuvo gemelos de diferentes padres, uno de su marido y otro de su amante; al principio, acusó a su esposo de haber falsificado los análisis y luego admitió que pasó la noche con otro hombre.

No te pierdas:

Cuando sus gemelos nacieron, al padre le pareció extraño la enorme diferencia física entre ambos. No tenían nada en común, ni su boca, ni sus ojos, ni sus labios. Pero creyó que podría ser algo normal y no le dio importancia.

Al momento de inscribirlos en el registro civil de Xiamen, en la provincia de Fujian, China, tuvo que presentar junto con su esposa un análisis genético que demostrara la paternidad de ambos. Es información que tienen que presentar por obligación todas las familias con sus bebés recién nacidos.

Pero cuando recibió los resultados, se llevó una enorme sorpresa y se enteró por qué sus gemelos no eran parecidos: ambos niños compartían parte del ADN con su madre, pero uno de ellos no tenía ni rastros del de su padre.

Al principio, la mujer sostenía que no podían ser cierto los análisis y acusó a su marido de haber falsificado los resultados. Finalmente, admitió haber tenido sexo con otro hombre. “Por supuesto que quiero a mi hijo, pero no tengo ganas de criar al hijo de otro”, explicó el padre, a quien llamaron Xiaolong para preservar su identidad, al diario chino Strait Herald.

Aunque parezca irreal que dos gemelos sean de distintos padres, es totalmente posible. La información fue dada a conocer por el Centro de Autenticación Judicial Fujian Zhengtai de Xiamen, y es un raro caso de lo que se conoce en biología como “superfecundación heteropaternal”.

De acuerdo a lo explicado por el director de la Asociación de Embriólogos Clínicos de Inglaterra, Jason Kasraie, el fenómeno puede darse en dos escenarios: el primero es que la mujer libere dos óvulos al mismo tiempo. Dado que el esperma puede sobrevivir unos días en el tracto reproductivo, esto ocurriría si se tienen relaciones antes de ser liberado uno de los óvulos y luego, con otra persona, justo después de ovular.

En el segundo caso, la mujer puede liberar dos óvulos, pero con días de separación, aunque dentro del mismo ciclo reproductivo. De todas formas, la experta señaló en declaraciones al diario The Guardian que “es extremadamente infrecuente, ya que depende de que muchas rarezas ocurran en el mismo ciclo”.

La superfecundación heteropaternal, extraña entre los humanos, es común en perros, gatos y vacas, porque el intercambio de parejas sexuales en un breve lapso de tiempo es mucho más frecuente.

El caso tuvo enorme repercusión en las redes sociales de China, con especulaciones sobre le futuro de la familia. Aún no se sabe si el hombre tomará la decisión de criar sólo a su hijo que comparte ADN o a ambos.

H/T – Clarin