Si al estar con tu pareja, sientes que ella tarda mucho para conseguir alcanzar el “nirvana”, tal vez te conviene llevar a cabo estas posiciones que asegurarán el máximo placer de ellas.

Has probado técnicas orales e intentado todo para rendir más en la cama y nada. Quizá tu problema sea que no eliges la postura correcta, aquella que le brindará a ella el mejor y mayor placer de su vida.

1) El cucharón

Esta variante de la conocida posición del cóncavo cubierto, es recomendada para aquellos a los que les guste el contacto físico. La chica debe plegar un poco más las piernas colocando las rodillas próximas al tronco, creando así una pose de ovillo.

El hombre deberá abarcar con sus brazos el cuerpo de ella. La técnica que impone el cucharón es de suaves pero profundos empujones. La intimidad propia de la postura junto a la estimulación del punto G, lleva a las mujeres a ver el cielo.

2) El almohadón

Si te gusta ‘el perrito’, tienes que probar esta postura. Las almohadas colocadas bajo la pelvis y el pecho de ella, facilitan la penetración del hombre, quien, con el cuerpo totalmente en erguido, se introduce hasta el fondo. El número de cojines empleados te permitirá jugar con el ángulo de penetración, explorando diferentes maneras de rozar las partes más sensibles de la chica.

3) La tijereta

En esta postura el hombre y la mujer cruzan sus piernas de tal forma que la pareja crea una especie de cruz gigante y sus torsos quedan separados el uno del otro, es ideal para excitar el también denominado como ‘botón del placer’.

Al no estar pegados sus cuerpos queda el suficiente espacio libre para que ambos puedan acariciar y frotar el clítoris. Con esta posición las mujeres consiguen alcanzar el clímax gracias a la libertad de movimientos que permite.

H/T – El Confidencial