La calvicie es un mal que aqueja tanto a hombres como a mujeres, pero quienes la padecen con más frecuencia son ellos, debido a que la testosterona es la causa más común de la alopecia. Ahora, los científicos quizás descubrieron cómo revertir este padecimiento, pero lo curioso es que el descubrimiento fue de forma accidental.

Te puede interesar: Nueva técnica médica combate la calvicie con asombrosos resultados

Así como la penicilina fue casualmente descubierta por Alexander Fleming, al olvidar un cultivo de bacterias mientras tomaba unas vacaciones, investigadores británicos podrían haber descifrado la cura a la calvicie sin habérselo imaginado.

Los autores del estudio, publicado en el sitio Plos Biology, observaron a los pacientes que se sometieron a una cirugía de trasplante capilar en la Crown Cosma Clinic de Manchester, Reino Unido. Lo que se pudo notar en ellos fue que tuvieron un mejor crecimiento de cabello gracias a un fármaco que suprime el rechazo al trasplante y las enfermedades autoinmunes.

Este medicamento fue diseñado originalmente como un tratamiento para la osteoporosis, pero según el análisis tiene un efecto estimulante sobre los folículos capilares donados. Se recolectaron entonces muestras de tejido de los pacientes expuestos al inmunosupresor que podrían ser determinantes para crear por fin un tratamiento en contra de la calvicie.

“El hecho de que este nuevo agente, que nunca había sido considerado en un contexto de pérdida de cabello, promueva el crecimiento es emocionante debido a su potencial de traslación: algún día podría marcar una verdadera diferencia para las personas que sufren de pérdida de cabello”, comentó el doctor Nathan Hawkshaw.

Quizás en un futuro nadie más sufra de alopecia gracias al efecto secundario de un fármaco.

Por otro lado, el año pasado, otro grupo de investigadores de la Universidad de Texas que estudiaba la formación de tumores en nervios y el papel de la proteína KROX20 en el desarrollo de los nervios, encontró que si mataban las células que producen esta proteína, los ratones perdían el pelo. Además, pudieron observar que las células que producen KROX20 fabricaban también otra proteína denominada SCF que es la responsable de dar color al pelo.

H/T – Tn8