Médicos taiwaneses examinaron a una paciente que llegó con un extraño dolor en su rostro y al revisarla encontraron cuatro abejas incrustadas en la cuenca de su ojo.

No te puedes perder:Apostó sentarse sin pantalón en un panal de abejas y todo terminó mal

Según reportó Daily Mail, la joven de 20 años estaba arrancando malezas junto a un familiar cuando los insectos se metieron su ojo. Una vez dentro, las abejas se alimentaron bajo sus párpados hinchados, específicamente con sus lágrimas.

La mujer estaba en un cementerio cuando sintió un fuerte dolor. “Me limpié el ojo con agua, pero comenzó a dolerme mucho por la noche, un dolor agudo, y estaba llorando”, explicó.

De acuerdo a los especialistas, se trata de un “caso único en el mundo”.

H/T –  Adnradio