Un estudio llevado a cabo por investigadores del Departamento de Medicina del Imperial College de Londres (Reino Unido) identificó una hormona que activa la pasión y que podría servir como medio para un tratamiento eficaz contra los trastornos psicosexuales.

La hormona en cuestión se llama Kisspeptina (KP) y los especialistas descubrieron que aumenta la actividad en las áreas del cerebro que habitualmente son estimuladas por la excitación a la hora de intimar y el amor romántico.

Los trastornos psicosexuales son comunes entre las parejas con infertilidad, que a menudo experimentan estrés y ansiedad debido a los problemas para concebir. La mayoría de los métodos de tratamiento para la infertilidad se centran en los factores biológicos pero el papel del cerebro y el procesamiento emocional también es muy importante, según explican los autores de este estudio. Para ello, una inyección de la hormona kisspeptina podría tener el potencial de tratar los síntomas de orden psicosexual.

Estudios anteriores han demostrado que la kisspeptina, producida por el hipotálamo, también está presente en otras regiones límbicas del cerebro, como la amígdala, involucrada en comportamientos emocionales y reproductivos.

 

Los investigadores dicen que estos hallazgos indican que la kisspeptina mejora los circuitos conductuales en el cerebro que están relacionados con la pasión y el amor romántico: “En última instancia, estamos interesados en ver si la kisspeptina podría ser un tratamiento eficaz para trastornos psicosexuales, y ayudar a un sinnúmero de parejas que luchan por concebir”, expone Waljit Dhillo, líder del trabajo.

H/T  – Muy Interesante