Unos portaviones estadounidenses hundidos en la Segunda Guerra Mundial fueron hallados después de 77 años; el USS Hornet (CV-8) volvió a se avistado por ojos humanos.

Mira también:Hallan restos de un importante buque de la Segunda Guerra Mundial

El portaaviones USS Hornet (CV-8), construido por la Marina de los Estados Unidos, fue encontrado en el sur del Océano Pacífico, 77 años después de haber sido hundido por los japoneses durante la Segunda Guerra Mundial.

Formó parte del bombardeo de Tokio en revancha por Pearl Harbor, conocido como ‘Operación Doolittle’ y participó en la decisiva batalla de Midway. Fue descubierto durante una expedición financiada por el cofundador de Microsoft, Paul Allen, que murió el año pasado.

Samuel Cox, director del Naval History and Heritage Command, recordó que la pérdida del Hornet dio la victoria de la Batalla de Santa Cruz a los japoneses, pero a un costo extremadamente alto.

Para llegar a la embarcación, un equipo de diez personas reunió datos de archivos nacionales y navales, que incluían información sobre otros buques involucrados en la batalla. Fue necesario determinar las posiciones de otros nueve buques de guerra para llegar a la posición del Hornet.

Fue un vehículo subacuático operado remotamente – el R / V Petrel – el que logró llegar hasta la embarcación. Según la información disponible en el sitio web de Paul Allen, los restos fueron descubiertos a finales de enero, a 5.330 metros de profundidad, en el sur del Océano Pacífico, cerca de las Islas Salomón.

Robert Kraft, director de operaciones subacuáticas de Vulcan, que opera Petrel, explicó que el equipo tenía la ambición de encontrar este portaaviones, por el lugar que ocupa en la historia de las batallas navales.

“Paul Allen estaba particularmente interesado en buques históricamente significativos, por lo que esta misión y descubrimiento honran su legado”, dijo en declaraciones recogidas por el citado medio.

De los 2.200 tripulantes que se encontraban a bordo del portaaviones, 140 murieron. Richard Nowatzki, que hoy tiene 95 años, fue uno de los supervivientes. “Sé que he sido un hombre muy afortunado”, dijo, después de ver las imágenes del descubrimiento.

La batalla de Santa Cruz tuvo lugar entre el 25 y el 27 de octubre de 1942, frente a las islas del mismo nombre.

H/T – Montevideo