Una familia porteña se ha convertido en la primera en la Argentina en clonar una mascota y obtener una copia del perro mestizo de la casa, quien murió de vejez.

También te puede interesar: ¿Clonar humanos? Es lo que pretende una fábrica china y está preparada para ello

A través de un tratamiento llevado a cabo por una firma local que se especializa en la reproducción asistida y representa a una empresa coreana dedicada a la clonación, se logró una copia exacta del perro Antony, tras nueve meses de su muerte.

El procedimiento, que tiene un costo de entre 60 mil y 100 mil dólares, se realizó en nueve meses y se llevó a cabo a través de dos perras, un donante de óvulo y otra de útero.

Dicha clonación fue realizada por la firma argentina BIOCAN, la cual representa a la coreana Sooam Biotech Research Foundation, una de las pocas en el mundo que logró la clonación de perros, a pedido de la familia porteña, que prefirió mantener su identidad en reserva.

El proceso se basa en la extracción del núcleo de una celular somática, la cual es transferida a un óvulo de una perra al que se le suprime su material genético con el objetivo de obtener un embrión, que a su vez, es transferido a otra hembra, para que los geste en el tiempo habitual.

De acuerdo al director de BIOCAN, Daniel Jacoby, el primer lugar el tejido epitelial que se le extrae al animal vivo o fallecido hasta un lapso de tres días, que es lo recomendable, se lleva el material al laboratorio de la Facultad de Agronomía para que se realice la reproducción celular.

“Una vez que las células están formadas se depositan en tubos con nitrógeno líquido, se las envía a Corea del Sur, donde se eligen las mejores células para iniciar el proceso de clonación. En total obtenemos 24 muestras; 18 las enviamos y las 6 restantes lo colocamos en un banco de células por cualquier inconveniente”, explicó.

“En Corea del Sur se eligen las células más aptas. Y se cuenta con la ayuda de dos perras: una dona el óvulo al que se le extrae el núcleo para introducir el del animal a clonar, que es el portador de la carga genética. Ese óvulo va a otra perra que es útero donante, en donde se va a desarrollar el embrión”, añadió.

Jacoby sostuvo que “el ciclo en su totalidad comprende unos 9 meses. Durante ese lapso brindamos contención a los clientes sobre los pasos que se cumplen. Les mandamos la ecografía, fotos del embrión y de su nacimiento para calmar la ansiedad”.

perro-clonado

H/T – Ámbito