Un caso de canibalismo se registró en Austria después de que un hombre descuartizara a una mujer, pero no sólo quedó allí, pues, además, congeló sus restos para comérselos en un futuro; pero, aún lo más insólito es que los psiquiatras lo habían declarado inofensivo.

No dejes de ver: La verdad sobre el “primer restaurante que sirve carne humana”

“No soy una mala persona. Solo quería que las mujeres me amaran. Pero no me trataron bien”, aseguró  a la policía  Alfred U., un hombre austriaco acusado de descuartizar a una mujer eslovaca en Viena.

El crimen quedó al descubierto luego de que un pescador encontrara un torso femenino en el Lago Neusiedl, ubicado en la frontera entre Hungría y Austria.

Tras alertar a la policía, fueron ellos los que encontraron otras partes del cuerpo femenino que yacía en el fondo del lago, incluyendo cabeza y extremidades.

Después de una ardua investigación, las vísceras de la mujer fueron halladas dentro del congelador de una cabaña cercana al lugar. El dueño del inmueble y único culpable fue arrestado, momento en el que confesó a las autoridades ser caníbal, por lo que pretendía comer la carne “en una fecha futura”.

Según su testimonio, Alfred habría conocido a la víctima en una estación de tren en la capital austríaca y luego de conversar, ambos fueron a la casa del hombre para tener relaciones sexuales.

“Yo le pedí ser gentil conmigo, para besarme y hacer cariños en mí. Pero ella se negó. Entonces, la agarré por los senos y, de repente, empezó a gritar “, declaró el agresor, quien habría asegurado que no planeó la situación.

La mujer, al comenzar a llorar habría desatado la furia del sujeto quien la ahorcó “para conseguir silencio”.  Posteriormente cortó el cuerpo con un arma blanca y una sierra dentro de su propio baño, para luego tirar gran parte del cuerpo al lago.

Actualmente se encuentra detenido en la ciudad austriaca de Eisenstadt, pero esta no es la primera vez que pisa la cárcel, pues el homicida habría pasado 32 de sus 63 años en prisión. En 1984 agredió a un hombre con una barra de hierro, violó a su pareja y le arrancó un pezón con los dientes, razón por la que fue condenado.

En octubre de 2016 fue dejado en libertad, porque dos psiquiatras lo declararon inofensivo.

Ahora el autodenominado caníbal se encuentra detenido mientras las autoridades se encargan de las investigaciones pertinentes.

H/T – Publimetro