La Cámara aprueba una proposición de ley que elimina el requisito de presentar informes médicos, con el fin de que los menores puedan cambiar tanto de sexo como de nombre en el registro.

Te puede interesar: Insólito: Conoce al primer bebé sin género del mundo

El pleno del Congreso ha aprobado la toma en consideración de una proposición de ley del PSOE para que los menores transexuales puedan cambiar su nombre y sexo en el registro civil y se elimine el requisito de presentar informes médicos a tal efecto.

Por 203 votos a favor (tres de ellos telemáticos) y 130 en contra (dos telemáticos), la Cámara baja ha dado el primer paso modificar la Ley 3/2007 de rectificación registral de las personas transexuales. Ya en el debate todos los grupos, salvo el PP, se mostraron a favor de la iniciativa.

El texto aprobado pretende introducir tres cambios sustanciales en la legislación. El primero persigue que los menores transexuales puedan cambiar su nombre y su sexo en el Registro Civil. Si tienen 16 años o más podrían presentar la solicitud ellos mismos, mientras que por debajo de esa edad serían sus progenitores quienes deban solicitar el cambio.

La segunda modificación de la ley pasaría por “despatologizar” la transexualidad, es decir, acabar con el requisito de presentar informes médicos o psicológicos para demostrar la identidad sexual. De esta manera, la autodeterminación personal sería el único requisito necesario.

Por último, la iniciativa contempla que los residentes transexuales extranjeros puedan modificar su nombre y sexo tanto en la tarjeta de residencia como en el permiso de trabajo.

Hasta ahora, en España no existe una legislación que autorice la modificación del nombre y del género de los menores transexuales. La decisión depende, en cualquier caso, del juez titular del Registro Civil al que se deba acudir en función del domicilio.

Las resoluciones del registro civil que han resuelto estas solicitudes de menores, si bien en algunos casos concedían el cambio de nombre, no así el de género, que quedaba pospuesto hasta el momento en el que el interesado alcanzara la mayoría de edad y entonces pudiera solicitarlo amparándose en lo regulado en la Ley 3/2007.

Es una reforma “necesaria”, incidió la diputada socialista María Dolores Galovert, que considera “urgente reconocer el derecho a la identidad sexual de los menores” porque, continuó, “si no tienes derecho a ser tú mismo, es muy difícil que seas feliz”. “El nombre, la identidad, lo que define al ser humano es esencial, por eso exigimos su respeto”, subrayó el diputado de Ciudadanos Miguel Ángel Garaulet, de manera que mientras no se permita a menores y extranjeros determinar su identidad se estará “legitimando la discriminación”.

Sin embargo, desde el PP, María del Carmen Dueñas dijo este martes que su grupo no puede apoyar la proposición “tal y como está planteada” porque considera que no garantiza la seguridad jurídica de los menores. Además, destacó que esta ley no debería incluir a los extranjeros, ya que se refiere al Registro Civil.

Aunque desde ERC y Podemos han apoyado la tramitación de esta reforma, han reclamado la puesta en marcha de una ley integral de la transexualidad que luche contra la transfobia y aborde las necesidades de este colectivo tanto en el ámbito educativo como en el laboral y el sanitario. “Debemos superar una sociedad heteronormativa y binaria para poder ser libres de ser quienes somos independientemente del sexo que se nos asignó al nacer”, aseveró la diputada de ERC Teresa Jordà.

Mientras tanto la Plataforma Trans ha celebrado este paso parlamentario para acabar con la discriminación contra menores y extranjeros transexuales, si bien ha insistido en que no es suficiente, por lo que ha pedido al Parlamento que tramite con urgencia una ley integral de la transexualidad.

H/T – El País