Algunas veces necesitamos algo de ayuda en el departamento sexual, ya sea por el estrés o por algún problema de salud, y existe un simple movimiento que promete mejorar tu experiencia al instante.

Tu vida sexual puede apagarse por muchas razones: estrés, cansancio, una vida ocupada o una mezcla de todo. Aunque es fácil pensar que todo está perdido, la realidad es que hay maneras de avivar nuevamente el deseo y la atracción.

Lo primero que debes hacer es hablar con tu pareja de la manera más honesta posible. Si sientes que no está funcionando algo, lo más probable es que la otra persona sienta lo mismo. Una vez que hayan conversado, los especialistas recomiendan meditar en pareja. Te contamos por qué funciona.

“La principal forma en que la meditación puede mejorar tu vida sexual es regulando la química estimulante del cerebro que influyen en el estado anímico como la serotonina y la dopamina y disminuyendo las hormonas del estrés como la adrenalina y el cortisol que mantienen nuestras mentes (y cuerpos) atrapados en el modo estrés (…) Un estudio reciente encontró que las mujeres cuyos niveles de cortisol alcanzan cierto punto se vuelven incapaces de tener un orgasmo, y el estrés se cita como uno de los culpables más comunes de la disfunción eréctil”, asegura Amy Baglan, CEO y fundadora de la aplicación de citas MeetMindful.

En otras palabras, la meditación te mantiene en el presente y menos distraído por la ansiedad. El lado izquierdo de tu cerebro es responsable del pensamiento excesivo, la ansiedad sobre el futuro y la pena por el pasado, por lo que equilibrarlo con tu lado derecho te ayuda a disfrutar más durante las relaciones sexuales. Según Baglan, estar presente es la clave del buen sexo.

Se ha demostrado que la meditación mejora la capacidad de empatía, por lo que también puede hacernos más intuitivos y presentes durante las relaciones sexuales. “Piensa en la meditación como atención consciente, prestando atención a propósito en el momento presente. Es una forma de utilizar todos nuestros sentidos para mantener al sexo como una experiencia inmensamente placentera. Más atentos al tacto, el gusto, el olfato, el sonido, la textura y la temperatura, cada aspecto agrega otra dimensión a la experiencia sexual”, afirma el psiquiatra y entrenador de bienestar Tina Chadda.

Por su parte, Baglan asegura que le gusta pensar en la meditación como “intimidad con nosotros mismos”. “Todo se trata de aparecer en el momento presente para estar conectado con nuestras experiencias. Deshacerse de sus pensamientos, sentimientos, suposiciones y juicios que lo mantienen a distancia. Dado que la meditación se trata de practicar la intimidad con nosotros mismos, también ayuda a fortalecer nuestra músculos para tener intimidad en otros contextos”, agrega.

Para aprovechar los beneficios de la meditación sólo necesitas un par de minutos al día. Antes de una noche romántica con tu pareja, comienza inhalando y exhalando. Haz esto hasta que comiences a sentirte “unido con todo lo que te rodea”, instruye Chadda. Ella dice que esto te ayudará a ceder al flujo y reflujo durante el sexo al permitir sentirte vulnerable y abierto.

“Entonces, visualiza una vela apagada. Haz algunas respiraciones profundas. Conforme pasa el tiempo, visualiza una llama que brota mientras inhalas por la nariz, exhala suavemente por la boca, sintonízate con el sonido de tu respiración. Siéntete a tí mismo derramando capas de timidez, vergüenza, resistencia y miedo “.

H/T – Eonline