Los ciervos de América del Norte están muriendo por causa de una misteriosa enfermedad que destruye gradualmente el sistema nervioso de esos animales. Recientemente, científicos canadienses alertaron que esa dolencia podría llegar a infectar a los humanos.

Conocida como enfermedad de desgaste crónico (CWD, por sus siglas en inglés) o ‘enfermedad del ciervo zombie’, la afección se observó por vez primera en 1967 en Fort Collins, Colorado, y desde entonces ha infectado a manadas salvajes en 24 estados de EE.UU. y Canadá, así como en Corea del Sur y Noruega.

La enfermedad se transmite de un animal a otro por contacto directo a través de priones, proteínas que producen alteraciones neurodegenerativas. Pero esta no es la única forma de contagio: los animales y cadáveres infectados pueden diseminar priones a través de las plantas y el suelo. Por lo que se recomienda a los cazadores que tengan extremo cuidado con los ciervos infectados.

Si bien no se han reportado hasta el momento contagios en humanos, investigadores dirigidos por Mark Zabel, director asociado del Centro de Investigación Prion de la Universidad Estatal de Colorado, descubrieron que monos macacos que comieron carne de ciervos infectados contrajeron la enfermedad. Fue esa la primera vez que se demostró que la enfermedad se propaga a un primate a través de la carne, por lo que los humanos también podrían estar en riesgo.

“Aunque la mayoría de las investigaciones muestran que existe una sólida barrera para las especies, este reciente estudio demostró que la barrera podría no ser tan robusta como pensábamos”, confesó al diario Matt Dunfee, director de Chronic Wasting Disease Alliance, en Fort Collins, Colorado.

H/T – ActulidadRT