La Administración Nacional de Productos Médicos de China (ANPMCh) anunció en un comunicado que el año pasado aprobó 18 nuevos medicamentos contra el cáncer, un 157 por ciento más que en 2017.

Te puede interesar: Científicos afirman crear un medicamento milagroso que cura completamente el cáncer

Las medicinas contra el cáncer fueron el 37,5 por ciento del total de nuevos medicamentos aprobados en 2018, “un notable incremento respecto al año anterior”, dijo el director de la división de registro de medicamentos de la ANPMCh, Wang Ping, en una rueda de prensa ayer martes. “Que la ANPMCh apruebe un medicamento contra el cáncer lleva de media 12 meses, cuando antes de 2018 tomaba 24”, comparó. El gobierno chino tomó una serie de medidas el año pasado para acelerar la aprobación de medicamentos contra el cáncer importados o fabricados dentro del país.

El gobierno eximió a las medicinas importadas de los procedimientos de cuarentena en los puertos fronterizos para que llegasen a los hospitales y farmacias cuanto antes. El procedimiento de aprobación de la entrada de medicamentos importados en el mercado chino se simplificó, como también lo fue el relativo a las pruebas clínicas de las farmacéuticas nacionales, añadió Wang. La ANPMCh y la Comisión Nacional de Salud (CNS) elaboraron una lista con 48 tipos de medicamentos muy necesitados en China, entre ellos algunos para enfermedades raras y mortales.

El periodo de tramitación de las medicinas de importación para enfermedades raras es de tres meses, y de seis para el resto. “El país ha tratado de crear un entorno normativo favorable para la innovación de medicamentos para que los pacientes chinos se puedan beneficiar tan pronto como sea posible de los hallazgos médicos más recientes”, señaló.

Este año la ANPMCh trabajará con la CNS para elaborar una segunda lista de medicamentos muy necesitados que puedan optar al procedimiento de revisión abreviado, avanzó. La ANPMCh también intentará acelerar el procedimiento de revisión para los medicamentos contra el cáncer importados y nacionales y reforzar el monitoreo de las reacciones adversas, concluyó.

H/T – Panorama