Blake Lively fue muy sincera al revelar cómo perdió los 27 kilos que aumentó tras el embarazo de su segunda hija, Ines, y no ha podido resistirse a presumir de su logro a través de las redes sociales.

Su secreto es bastante simple, la actriz trabajó muy duro en el gimnasio durante los últimos 14 meses para conseguir recuperar su delgada figura.

“Pues resulta que no puedes perder los 27 kilos que ganaste durante el embarazo solo a base de mirar Instagram y preguntarte por qué tú no tienes el mismo aspecto que una modelo de bikinis. Gracias a @donsaladino por patearme el cul* hasta que volví a ponerme en forma. Tardé diez meses en ganarlos, y 14 en perderlos. Me siento muy orgullosa de mí misma”, escribió Blake en su cuenta de Instagram junto a una fotografía en la que posa al lado de su entrenador personal, a sólo 16 meses de dar a luz.

 


 

La recuperación del peso ideal de la estrella tiene aún más mérito teniendo en cuenta que el pasado diciembre sufrió una lesión de muñeca cuando grababa una de las escenas de acción de la película The Rhythm Section, que la obligó a pasar por quirófano y mantenerse alejada del gimnasio. Aunque en enero consiguió retomar el rodaje, poco después debió someterse a una nueva operación seguida de una intensa rehabilitación.

Además de su determinación para volver a ser la de antes, la última película de la intérprete fue sin duda otro de los motivos que le han obligado a entrenar muy duro, ya que en la cinta su personaje se convierte en una experta asesina y en una maestra del disfraz para descubrir la verdad sobre el accidente de avión que mató a su familia. En esta oportunidad veremos a Lively protagonizando trepidantes peleas y persecuciones por las calles de Dublín.

H/T – Eonline