Muere Granny, la orca más vieja del mundo a sus 105 años

Su nombre real era J2, pero era mejor conocida como Granny (abuelita, en inglés), una orca que llegó al mundo para surcar los mares del Pacífico norte en 1911, cuando aún no estaba listo para zarpar el Titanic, de acuerdo a un cálculo aproximado de su edad. Ahora, los científicos que seguían sus hábitos en las aguas frente Vancouver y Seattle le dan por muerta después de varios meses sin avistarla.

Mira también: Este Tiburón es el animal vertebrado con más de 500 años

Granny había alcanzado gran popularidad debido a su extraordinario récord de edad, razón por la cual se consideraba la orca más anciana del planeta. Así que los científicos la estudiaban, junto a otras hembras mayores para aprender sobre la menopausia de estas cetáceas, un rasgo que solo comparten con las humanas y las de calderón tropical, y que podía dar interesantes claves relacionadas con el desarrollo evolutivo de los mamíferos.

“Ella es una de las pocas ballenas residentes de las que no sabemos la edad exacta porque nació mucho antes de que comenzara nuestro estudio. La vi por última vez el 12 de octubre de 2016 mientras nadaba hacia el norte muy por delante de las demás”, escribe el científico Kenneth Balcomb en la web del Centro de Investigación de Ballenas.

Balcomb, que fue el primero en verla en 1976, cuando comenzaron sus investigaciones sobre este grupo, la da por muerta el 31 de diciembre de 2016, por lo que sería otra de esas carismáticas figuras famosas que murieron el año pasado.

Su equipo fue el que en 1987 calculó que tenía en ese momento como mínimo 45 años, aunque era más probable que tuviese 76 años. La esperanza de vida de las hembras salvajes ronda los 50 años, pero son varias las que han llegado a los 80 o 100 años. La de los machos ronda los 30 años. “Tal vez otros observadores de ballenas dedicados la han visto desde entonces, pero llegado el final del año la damos por oficialmente desaparecida”, asegura Balcomb. Y termina con un tono pesimista, preguntándose: “¿A quién se unirá ahora? ¿Quién dirigirá la manada hacia el futuro? ¿Hay un futuro sin comida? ¿Qué harán los líderes humanos?”

granny4

H/T – El País