Una empresa canadiense que vende aire embotellado en una estación de esquí declaró que ahora está atendiendo una enorme demanda de los clientes chinos.

No dejes de ver: Sorprendente: este edificio logra absorber la contaminación

Vitalitely Air dijo que el primer lote de 500 latas llenas de aire fresco de Banff, una ciudad de las Montañas Rocosas, salió a la venta en China y se agotó en un lapso de dos semanas.

“Ahora estamos recibiendo una gran cantidad de órdenes por adelantado para nuestro próximo envío. Nos estamos acercando a la marca de 1.000”, dijo Harrison Wang, director de operaciones en China.

Y es que el norte de China, muy seguidamente, está envuelto en smog, sobre todo durante los meses de invierno, cuando los hogares y las centrales eléctricas queman carbón para mantenerse calientes; de hecho, hace un par de semanas Beijing emitió su primera alerta roja debido a la mala calidad del aire, cerrando escuelas y restringiendo el tráfico.

El cofundador de Vitality Air, Moses Lam, dice que se le ocurrió la idea de negocio el año pasado luego de ofrecer aire en una bolsa ziplock en eBay, la cual se vendió por 99 centavos. “Queríamos hacer algo divertido y perturbador, así que decidimos determinar si podíamos vender aire”, comentó.

Lam, quien reside en la ciudad de Edmonton, dice que hace el viaje de cuatro horas a Banff una vez cada dos semanas y pasa 10 horas embotellando el aire.

“Consume mucho tiempo porque cada una de estas botellas es embotellada a mano. Estamos lidiando con aire fresco, queremos que sea fresco y no queremos pasarlo a través de máquinas que están aceitadas y engrasadas”, dijo Lam.

Cabe destacar que las ventas en Canadá son principalmente por valor innovador, dice Lam, pero en China la gente cree que tiene un verdadero propósito funcional. “En América del Norte, damos por sentado nuestro aire fresco, pero en China la situación es muy diferente”.

El aire tiene un costo de venta entre 14 a 20 dólares, dependiendo del tamaño de la lata.

Mientras tanto, Wallace Leung, profesor de la Universidad Politécnica de Hong Kong, le dijo a ‘CNN’ que comprar botellas de aire no era una solución práctica para la contaminación del aire en China. “Tenemos que filtrar las partículas, a los asesinos invisibles, del aire”, dijo Leung, quien lleva a cabo investigaciones sobre la eficacia de las mascarillas.

“Una botella de aire no ayudaría. Yo sería muy cauteloso”, agregó Leung. Sin embargo, Lam dice que los productos de su compañía son más que un truco: “Si China puede importar alimentos y agua, ¿por qué no debería tener el derecho de importar aire?”

H/T – CNN